Las agencias de calificación, en la mira