Las bases del campo endurecen su posición contra el Gobierno

"Que en Buenos Aires se coman las computadoras", dijo Dardo Chiesa, titular de Carbap
Luis Moreiro
(0)
21 de octubre de 2000  

BOLIVAR.- El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Dardo Chiesa, desafió al gobierno nacional a que se alimente con "calculadoras, computadoras, títulos y acciones".

La prosecución de la medida de fuerza fue anunciada por el dirigente ante más de 800 productores del suroeste de la provincia de Buenos Aires, reunidos en asamblea ayer por la tarde en esta ciudad.

Chiesa dijo que "serán las bases" las encargadas de decidir cuándo se regresa al trabajo. De todas formas, reveló: "Sabemos que si prolongamos la medida tres o cuatro días, al gobierno se le paran los pelos de la nuca" (sic).

"El campo aún tiene mucho para dar", sostuvo en diálogo con La Nación . "Nosotros no sólo podemos dar una cosecha récord de 60 millones de toneladas, como la de este año; también podemos dar hasta 100 millones de toneladas y ofrecer más trabajo a los camioneros o al 20% de desocupados que tiene el país. El Gobierno, sin embargo, parece no entender esto. Ellos insisten en una política de achique", agregó.

El multitudinario mitin chacarero estalló en un sonoro aplauso cuando Chiesa, tras anunciar que las entidades madres habían decidido levantar la medida, comunicó que Carbap seguía adelante.

"El paro es nuestro y ahora el compromiso es doble. Vamos a tener que estar en la ruta y sumar a todos los productores. En el campo nos tenemos que comprometer a no mover nada, ni un huevo. Que en Buenos Aires se c... de hambre, que se coman las computadoras; que el Gobierno se coma las calculadoras, los títulos y las acciones", dijo Chiesa entre vivas y aplausos.

En una encendida arenga en la que no faltaron severas críticas para el presidente de la Nación Fernando de la Rúa y al ministro del Interior, Federico Storani, el dirigente mostró un telegrama datado en 1998 enviado por el actual secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Antonio Berhongaray, en el que el funcionario apoyaba reclamos similares a los de ahora en su papel de productor y senador nacional.

Ayer por la tarde, en la intersección de las rutas 226 y 65, más de 500 vehículos prácticamente habían paralizado el tránsito por el sector. Al mismo tiempo, más de 800 productores se agrupaban sobre la rotonda. Representaciones de Lamadrid, Henderson, Daireaux, Pehuajó, Olavarría, Lobos, Saladillo, Coronel Suárez, Carlos Casares, General Alvear, Balcarce, Doudignac, Salliqueló y Laprida se habían sumado a la protesta que, a las 14, se inició frente a las mismas puertas de la Sociedad Rural de Bolívar.

Camiones, autos, camionetas, tractores y todo tipo de vehículos agropecuarios se unieron a la ruidosa marcha que cruzó el centro de Bolívar y se detuvo frente a las mismas puertas de la municipalidad local. Allí, frente al mástil que se levanta en las esquinas de las avenidas Belgrano y San Martín, se cantó el Himno Nacional, al tiempo que al menos otras 50 personas se arrodillaban frente a las puertas de la iglesia catedral para pedir por la reactivación del sector.

Por la mañana, Chiesa presidió un acto en la localidad de San Pedro, a la vera de la ruta 9, en el que participaron unos 400 productores, en su mayoría pequeños y medianos, de Salto, Baradero, Ramallo y Colón.

El dirigente de Carbap terminó su discurso, pleno de tensión emocional, lenguaje popular y ataques directos a la clase política y al modelo económico vigente, con el grito: "Viva la patria", que fue repetido enfervorizadamente tres veces por la concurrencia, que a continuación entonó el Himno Nacional.

Luego tomaron el micrófono distintos dirigentes locales de base. Uno de ellos, Gerardo Reverberis, de la filial de Colón, de Federación Agraria, expresó: "No quiero pelearme con los dirigentes de cúpula, pero sé que renuncian a participar de un hecho histórico y se arrepentirán de eso".

Los oradores coincidieron en la necesidad de la unión en que se junten el campo, el transporte, el carnicero del pueblo, el despensero, las industrias y todos los sectores.

El productor de Salto Armando Zabala subió al estrado y pidió a los dirigentes de Carbap "medidas duras para gente ciega, sorda y necia".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.