Las ciudades más caras y más baratas para vender

Ante la escasez de ingresos, los municipios han incrementado de forma desigual las tasas que gravan las ventas de industrias y comercios
(0)
27 de diciembre de 2009  

¿Qué diferencia existe entre un quiosquero que vende sus golosinas en Paraná y otro que comercia los mismos productos en la ciudad bonaerense de Azul? Varias, seguramente. Pero hay una que caracteriza los problemas impositivos del país.

El quiosquero entrerriano tendrá que pagarle al municipio 1,90 pesos por cada 100 que vende, después de haber tributado el IVA. Dicho de otro modo, de cada 121 caramelos vendidos, 21 se destinan al IVA y dos van al municipio. Su colega bonaerense la tiene más fácil. Recién entregará los caramelos a la intendencia cuando haya vendido algo más de 1300 golosinas. Tamaña diferencia, ¿no?

En los últimos años, la Argentina ha sumado un componente más a la hora de planear una inversión: la presión fiscal municipal. De acuerdo con un informe elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) los cargos que cobran las municipalidades son cada vez mayores.

"Del período 2002-2009, el año que termina es en el que se registró la mayor cantidad de municipios que subieron la presión tributaria. Un 54% de los 100 municipios relevados subió sus tasas. También se observó que un número considerable de jurisdicciones aplicó incrementos de alícuotas generalizados sobre todos los sectores económicos, lo cual impacta de manera importante en el monto por tributar", dice el trabajo que fue realizado por los economistas Nadin Argañaraz, Sofía Devalle, Iván Iturralde y Carlos Eraso. ¿Hasta cuánto llega la presión? "Sobre el conjunto de actividades económicas alcanzó el 0,64% de las ventas brutas netas de IVA para el grupo de 73 municipios que gravan en función de la facturación", explica Argañaraz. Además, hay otro grupo de municipios que también cobran tasas, pero que lo hacen mediante la percepción de montos fijos. "Hay 27 jurisdicciones entre los 100 relevados. La carga tributaria promedio asciende a un 0,23 por ciento", agrega.

Cuatro municipios de Entre Ríos son los que encabezan el ranking: Paraná (1,905), Concordia (1,89%), Gualeguaychú (1,77%) y Concepción del Uruguay (1,63%). La quinta posición la ocupa Tucumán (1,63%) y la sexta la ciudad cordobesa de San Francisco (10,1%). En el otro extremo de la tabla está Azul, cuyas tasas municipales ascienden a un 0,18%. La siguen San Luis (0,20), San Nicolás y Chivilcoy (0,29%) y Junín (0,30%).

¿Por qué se ha tornado tan importante a la hora de pensar un negocio la presión fiscal municipal? "Por varias razones. En principio porque hay mucha disparidad entre lo que se cobra entre un municipio y otro", dice Argañaraz.

La cuenta por pagar no es menor. Volviendo al ejemplo de los caramelos, si el quiosquero entrerriano vende 121 golosinas, paga 21 de IVA y trabaja con un margen de ganancia de un 20%, pues los dos caramelos que entrega a la municipalidad en concepto de tasas significan el 10% de sus ganancias.

"Hace 15 años, este componente era prácticamente marginal a la hora de radicar un negocio en algún lugar. Ahora, es algo que preocupa a cualquier inversor extranjero", explica el economista del Iaraf. Hay una cuestión más. "No es necesario ninguna ley para subir los montos. Alcanza con una ordenanza del Concejo Deliberante. De un plumazo cambian los montos", dice Argañaraz.

Además, los municipios cobran tasas, es decir, montos que deben obedecer a un servicio que presta la intendencia. Y muchas veces, ni siquiera se sabe qué servicio es el que se paga. ¿Esto es todo? Pues no. Hay algo más. Cada municipio tiene un proceso distinto para cobrar sus tasas. Entonces, una empresa que opera en muchas ciudades debe tener un equipo de gente que opere procesos distintos. "La única solución es tender a una unificación", plantea Argañaraz.

Disparidad

En Paraná, la municipalidad se lleva alrededor de un 10% de lo que gana un comerciante; en Azul, ese monto se reduce más o menos 10 veces

Documento
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.