Opinión. Las crisis ponen a prueba a los líderes