Las dos palabras que lo hacen más creíble