Las empresas de alimentos de EE.UU. quieren importar más azúcar de países como Brasil