Las empresas europeas de lujo se toman una pausa por la crisis en Japón