Las empresas recurren al mundo del espectáculo