Las empresas sufren cortes de hasta 20% en su demanda de gas

Por el frío, se restringió el suministro a industrias para atender a los hogares; De Vido reconoció las restricciones, pero dijo que son normales
Pablo Fernández Blanco
(0)
17 de mayo de 2013  

La persistencia de la ola de frío a nivel nacional volvió a ocasionar ayer restricciones en el consumo de gas de grandes y medianas industrias en todo el país. De acuerdo con fuentes del sector, el Gobierno ordenó un recorte aproximado de 9 millones de metros cúbicos (m3, la unidad de medida) al sector productivo, con el objetivo de mantener el suministro en hogares, en un contexto en el que la oferta no alcanza para todos los consumidores.

Salvo que medie un aumento en la temperatura -es la moneda de ajuste del consumo de gas en hogares-, las restricciones al sector productivo continuarán hoy. La expectativa de quienes administran el sistema, sin embargo, es que esa tendencia mejore el fin de semana.

La oferta de gas se reparte entre cuatro grandes consumidores: las industrias, la red de GNC, las centrales eléctricas y los hogares. Cuando las temperaturas bajan, la demanda de los usuarios residenciales se incrementa de manera sustancial y obliga a los otros tres eslabones a disminuir el uso del recurso. Habitualmente, el sector fabril y el de generación eléctrica son los principales afectados.

Ayer, la industria hizo el mayor esfuerzo. De los 9 millones de m3 que se cercenaron, los grandes usuarios, bien identificados, aportaron un recorte de aproximadamente 3,7 millones. En esa lista figuran algunos de los nombres más conocidos del sector productivo: Siderar, Siderca, Ledesma, PASA, Profertil, Aluar y Refinor, entre otros.

Mega, con actividad en el polo petroquímico de Bahía Blanca y una de las principales consumidoras de gas del país, sufrió un recorte de un 20% en sus requerimientos. Necesitaba 5 millones de m3 y le autorizaron consumir 4 millones. Las restricciones fueron variables para el resto de las grandes empresas. Otros 4,7 millones se restringieron de manera indirecta, a través del pedido de las distribuidoras de gas a sus clientes.

Gas Natural Fenosa, Metrogas, Camuzzi y el resto de las empresas que llegan al usuario final enviaron notas a sus clientes para pedirles que bajen el consumo. En total, hay unas 300 empresas, de muy diverso tamaño, que podrían resultar afectadas por las restricciones al consumo.

Los administradores del sistema se sorprendieron porque ayer hubo pocas restricciones para las generadoras de electricidad. Lo explicaron por un motivo sencillo: si bien las restricciones a la industria ocasionan un perjuicio económico, más lo hacen los cortes a las usinas, dado que la falta de gas se sustituye con combustibles alternativos, como el gasoil y el fueloil, que son más caros y cuya factura suele correr por cuenta del Gobierno.

Las importaciones de combustibles líquidos son las responsables de la mayor parte de los subsidios que se canalizan a través de Enarsa y de Cammesa, la administradora del mercado eléctrico. Ambas empresas se llevaron 84% de los subsidios destinados a la energía en el primer trimestre del año, sobre un total de $ 12.044 millones, un 60% más que en el mismo período del año pasado. Si bien es habitual que el gas no alcance para todos durante el invierno, en la Argentina ese faltante se fue incrementando con los años. Entre los motivos, se destaca la caída en la producción doméstica (bajó casi 9% entre 2009 y 2012), que el Gobierno intenta suplir con cada vez mayores importaciones.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, reconoció ayer en un acto en la Casa Rosada que se dispusieron los primeros cortes de gas debido a las bajas temperaturas, como informó LA NACION ayer. Pero le quitó trascendencia al hecho. "Hoy en la tapa de LA NACION están diciendo que 300 empresas están sin gas, siempre están diciendo cualquier cosa... No están sin gas, son empresas que tienen el servicio interrumpible, como tienen en cualquier país del mundo, y cuando baja la temperatura hay más demanda del sector residencial; tienen el suministro cerrado porque el gas va al sector residencial", señaló el funcionario.

Por su parte, Antonio Pronsato, interventor de Enargas, el ente que controla al sector, sostuvo que las "restricciones" al suministro con contrato interrumpible se hacen "desde siempre" y "programadamente".

Ninguno aclaró que hoy es prácticamente imposible para los grandes clientes contratar un servicio "ininterrumpible", que garantizaría la continuidad del servicio.

Un insumo escaso

Las empresas sufren las restricciones en el suministro

  • Servicio interrumpible

    Así se denomina a una modalidad que permite pagar menos por el gas a cambio de aceptar restricciones cuando la demanda es muy alta
  • Normas trastrocadas

    La caída en la oferta local de gas y la fuerte intervención del Gobierno en el mercado ocasionaron que las categorías habituales pierdan vigencia. Hoy, en la Argentina, ningún contrato es "firme" (lo opuesto a interrumpible) cuando bajan las temperaturas
  • Estancamiento

    Pese al estancamiento de la economía y la consecuente menor demanda industrial, el sector productivo debe afrontar restricciones en la oferta
  • Hasta el fin de semana

    De acuerdo con quienes administran el mercado gasífero, las restricciones a la industria durarán al menos hasta el fin de semana. Más adelante, dependerá de las temperaturas
  • Del editor: qué significa.

    Con sus dichos, los funcionarios del Gobierno confirman una particular política energética: encomendarse al los designios del clima.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.