Las empresas temen nuevos obstáculos