Las estaciones de servicio reclaman la baja del precio interno del barril