Las exportaciones italianas se derrumbaron y tuvieron su peor mes desde 1986