Las grandes empresas no prevén una recomposición del salario perdido en 2018

Fuente: Archivo
Este año esperan ajustar sueldos en un 30% a los trabajadores bajo convenio y en un 29% a los jerarquizados, en línea con la inflación estimada
Francisco Jueguen
(0)
16 de febrero de 2019  

Los 15 puntos de poder adquisitivo que perdieron los trabajadores en 2018 tras el sacudón que vivió la economía luego de la disparada del dólar no serán recuperados este año, por los menos según los planes que hacen las grandes empresas.

Si el año pasado fue de ajuste, tanto para los empleos como para el salario real, el actual -caracterizado por las elecciones presidenciales de octubre- será solo de un frío mantenimiento del statu quo. Eso, claro, si no surgen otros nubarrones financieros en el horizonte.

Una encuesta de SEL Consultores entre 118 grandes compañías, cerrada el mes pasado, estimó que el aumento de salarios para los trabajadores bajo convenio en 2019 será de 30%. Para aquellos empleados jerarquizados o fuera de convenio será de 29%. Esto significa que los incrementos planificados por esas firmas están en sintonía con la inflación esperada, según el Relevamiento de Expectativas (REM) del Banco Central (BCRA), que en su última entrega la proyectó en 28,5%. Sin embargo, tras la difusión del IPC de enero, anteayer, algunas consultoras ya estiman que la suba de precios de este año será de 31%.

"Claramente, los salarios han tenido una pérdida muy fuerte en 2018", afirmó a LA NACION María Laura Calí, directora de SEL Consultores. Según esa firma, el promedio de ajuste salarial para personal fuera y dentro de convenio el año pasado fue de 33%. La inflación fue de 47,6% en 2018.

"Tenemos unos 15 puntos por debajo de los incrementos de salarios con relación a la inflación acumulada. Es una pérdida muy fuerte del poder adquisitivo", agregó la socióloga. "El dato más alarmante es que en 2019 no se van a recuperar. En el mejor de los casos, las empresas acompañan la inflación", cerró.

Según afirmaron en el Ministerio de Producción y Trabajo, "casi todos" los gremios lograron renegociar las paritarias originales. No se dieron más precisiones. En SEL indicaron que el 58% de las firmas dicen haber recibido pedidos de reapertura.

El ministro Dante Sica acordó además un bono de fin de año obligatorio para privados -no se sabe cuántos sectores o empresas finalmente lo pagaron- y para los estatales de la administración central.

El informe de SEL Consultores afirma que el 73% de los consultados debieron revisar el porcentaje que pensaban pagarles a los trabajadores fuera de convenio en 2018. Se amplió entre siete y 15 puntos sobre lo originalmente planificado ese año.

Según el equipo estadístico de Trabajo, en noviembre de 2018 (último dato) la caída real acumulada de los últimos doce 12 del promedio salarial de los trabajadores privados registrados fue de 3,9% y la del salario mediano, 4,4% con respecto a 2017. Solo en noviembre el salario real cayó 9,4% interanual en promedio. Según el índice de salarios del Indec de noviembre (último informe), la suba de sueldos era hasta entonces de 27,9%, mientras que la inflación llegaba a 43,9%. Vale tener en cuenta que los aumentos cerrados en paritarias no coinciden con el año calendario.

Expectativas de contratación

El mercado laboral no dará muy buenas noticias, aunque es probable que este año sea levemente mejor que 2018. ¿Cuál es la expectativa de evolución de la dotación de personal en 2019?, preguntó el equipo de Calí a las grandes empresas.

El 63% de las compañías respondieron que es probable que mantenga sin cambios su plantilla laboral. El 16% la aumentarán, mientras que el 21% la disminuirán. La expectativa neta será negativa. Sin embargo, con relación al año pasado, creció el porcentaje de firmas que sostendrán el empleo y decreció diez puntos el de aquellas que afirmaron que recortarán puestos.

Pero las expectativas muchas veces no se corresponden con lo que luego ocurre con la realidad. Por caso, según indicaron en la consultora especializada, las grandes empresas que decían que despedirían personal al comienzo de 2018 llegaba al 11% de las consultadas. A fines de ese año, nuevamente consultadas, aquellas que admitieron haber echado personal llegaban al 31%, dice Calí.

Según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), en noviembre de 2018 hubo 172.000 trabajadores registrados menos que en noviembre de 2017. Unos 117.700 fueron asalariados privados.

El último dato de desempleo subió a 9% (aún creando empleo precario) en el tercer trimestre del año pasado, pero los especialistas esperan que el cierre de 2018 muestre ya los síntomas de la crisis cambiaria que azotó la economía argentina desde abril.

El último dato del informe tiene que ver con una evolución de las expectativas de contratación "dispar" entre categorías de trabajadores. Los más demandados serán el personal de ventas, y los analistas y técnicos. Más difícil estará para directores, gerencia, administrativos, operarios y, sobre todo, para los tercerizados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?