Las inversiones en el sector ferroviario siguen sin definirse

Aún no se aprobó ninguno de los nuevos contratos y se dilata la discusión
(0)
27 de octubre de 2000  

El secretario de Programación Económica y Regional, Miguel Bein, intenta apurar la pronta revisión y firma de los nuevos contratos entre el Estado y las empresas concesionarias de los ferrocarriles de pasajeros.

Sucede que hasta ahora ninguna de las tres compañías (Trenes de Buenos Aires, Metropolitano y Ferrovías) tiene el acuerdo totalmente cerrado y eso dilata las inversiones que tanto reclama, y necesita, el Gobierno.

De aquellas firmas, TBA es la que está más cerca de refrendar el documento, que estipula una suba tarifaria del 67% (alrededor de 10 centavos por año, entre 2001 y 2006) y un desembolso de más de 1000 millones de pesos.

En contraposición, Metropolitano ni siquiera logró sentarse a discutir con el titular de Transporte, Jorge Kogan, cuáles son las modificaciones que sufrirán los contratos de los ramales San Martín, Roca y Belgrano Sur. Para Kogan, la barrera que impide empezar a tratar el tema radica, sencillamente, en los problemas societarios que hay dentro de una de las empresas (Trainmet) que conforman Metropolitano.

De todos modos, y a pesar de los conflictos internos en esa firma, Bein recibió el viernes último por espacio de una hora al presidente de la compañía, Juan Carlos Lousteau Bidaut (representante, además, de Ormas, el socio mayoritario del grupo).

Así, el directivo logró lo que no había podido con el ex ministro de Infraestructura y Vivienda Nicolás Gallo: sentarse a una mesa a explicar qué pasa puertas adentro de Metropolitano. Del encuentro, participaron también directivos del banco inglés UBS Warbug (que financiará los trabajos que por 1300 millones propone la empresa), además de ejecutivos de la empresa japonesa Mitsui, que compraría el 20% del paquete accionario de la compañía.

Dentro de las tareas programadas (pero cuyo plan todavía no tiene el visto bueno del Estado) se planea electrificar los 60 kilómetros del ramal San Martín y la vía circuito del Roca (Temperley-Berazategui-Constitución), entre los proyectos más importantes.

Panorama confuso

Mientras las conversaciones siguen y los acuerdos continúan sin firmarse, empresas proveedoras siguen de cerca las discusiones para saber si existen posibilidades concretas de hacer negocios o son sólo expresiones de deseos.

"Queremos ver si tendremos la posibilidad de obtener alguna orden ya sea en material rodante o en electrificación. Desde la casa matriz no se explican cómo el proceso puede llevar tanto tiempo. Hasta que no haya algo firmado no creemos nada", dijo un directivo de una empresa internacional con sede en la Argentina.

Pero parece que el presidente de TBA, Claudio Cirigliano, ahora sí tiene la certeza de que su contrato, después de ocho meses de negociaciones, finalmente será firmado, previo acuerdo de cómo le pagarán los aproximadamente 100 millones de pesos que el Estado le adeuda en concepto de subsidios operativos.

Lo que viene

Anteayer cerró un acuerdo con la española Renfe para adquirir 26 trenes (en total suman 78 coches) por 30 millones de dólares, que llegarán al país a fines de diciembre. Y esto, se encargó de destacar la empresa, no forma parte del plan de inversiones que se negocia con el Estado.

Cirigliano integra la comitiva de empresarios que acompaña al presidente Fernando de la Rúa en su visita oficial a España.

En Transporte ahora es el turno del contrato de Ferrovías, que explota el ramal Belgrano Norte. Esta línea, por contrato, continuará recibiendo subsidios más allá de 2005. El próximo año deberán salir de las arcas del Estado 15 millones de pesos, según dijo Kogan a La Nacion.

También se están revisando los contratos de los trenes de carga, donde los incumplimientos por parte de los privados, y del mismo Estado, están a la orden del día.

En el presupuesto de 2001, que espera la aprobación en el Congreso, los números previstos para el sector ferroviario son más que flacos: 78 millones entre lo que irá a subsidios y lo que corresponde a obras de infraestructura.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.