Las malas noticias económicas frenan el ascenso del dólar