El fin de la convertibilidad. Las primeras jornadas de 2002 fueron los últimos días de la víctima