Las pruebas de resistencia omitieron información sobre la deuda de los bancos europeos