Las pymes esperan más facturación y menos rentabilidad para 2011