Un sector que no termina de arrancar. Las pymes se ven atrapadas entre la suba de los costos y el difícil acceso al crédito