Las reservas cayeron un 33,8%