Las tasas en Brasil siguen en picada