Recesión. Las ventas de autos cayeron el año pasado al nivel más bajo desde 2010