Lavagna culpa por la crisis al sistema financiero mundial

Manifestó que resulta imperioso discutir "a fondo" ese funcionamiento
(0)
25 de junio de 2002  

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, afirmó ayer que la crisis que afecta a los países de la región no se produjo por una cuestión de contagio, sino por "el disfuncionamiento del sistema financiero internacional".

"Se ha puesto de moda hablar de contagio y es una mala manera de presentar las cosas. El problema (en la región) es el disfuncionamiento del sistema financiero internacional", subrayó Lavagna en un desayuno de trabajo organizado por el Grupo Brasil en el hotel InterContinental.

"Hoy no se trata de repetir esquemas como el megacanje o el blindaje, sino de renovar los vencimientos de los años 2002 y 2003, con el propósito de quebrar el estrangulamiento financiero y, a partir de ahí, poder desarrollar un programa económico", indicó Lavagna.

Luego de mencionar la secuencia de crisis registrada en los últimos años en países de Europa, Asia y América latina, el funcionario abogó para que en el nivel internacional "se discuta a fondo y se revise el funcionamiento del sistema financiero" y se reduzcan los riesgos de la alta volatilidad de esos recursos.

En la reunión, Lavagna además trazó un pequeño balance de su gestión, ponderando cuestiones tales como la reapertura de los mercados y la relativa estabilidad del dólar.

"Hace dos meses que se viene alentando una nueva suba del dólar y ésta no se ha producido", opinó el ministro y destacó: "Hasta ahora, en 60 días no ha habido una sola interrupción en el funcionamiento del sistema financiero".

Lavagna se mostró en desacuerdo con la posibilidad de plantear un anclaje del dólar. En cuanto a los indicadores inflacionarios de este mes, explicó que "muestran una situación de relativa estabilidad".

Apoyo empresarial

El encuentro fue organizado por el Grupo Brasil, cuyo presidente, Eloi Rodrígues de Almeida, coincidió con el embajador de ese país en la Argentina, José Botafogo Gonçalves, con respecto a la necesidad "de avanzar en la unión aduanera Mercosur para negociar como bloque en otros mercados regionales".

"Avanzar hacia una plena integración regional, en un verdadero mercado común, nos permitirá vencer las barreras proteccionistas que no nos dejan crecer", señaló el presidente del Grupo Brasil. De Almeida destacó: "Somos 120 empresas brasileñas que, sin subsidio alguno, operamos en la Argentina y empleamos a más de 11.000 personas, desarrollando inversiones de riesgo.

"Debemos recapitalizar nuestras empresas, argentinas y brasileñas, para que nuestras industrias crezcan y generen trabajo para nuestros pueblos", sostuvo el dirigente empresarial.

De Almeida señaló que "apostar al crecimiento argentino es apostar también a que la región afiance la estabilidad jurídica y cuente con un sistema financiero idóneo para asegurar capital de trabajo e incentivar el comercio, no sólo bilateral, sino también para salir a ganar nuevos mercados fuera del Mercosur".

Por su parte, Botafogo Gonçalves coincidió con los dichos de Lavagna respecto de la necesidad de reducir los riesgos de volatilidad financiera en la región, y particularmente en los países que integran el Mercosur. "Con persistencia y consistencia política, gobiernos y empresarios debemos seguir trabajando para consolidar el Mercosur y para salir a buscar nuevos mercados, porque no basta sólo con el comercio bilateral ni intrarregional", puntualizó Botafogo Gonçalves.

Consultado sobre si ha mantenido contactos con su par de Brasil, Pedro Malan, para desarrollar una estrategia común ante los organismos internacionales de crédito en el contexto de la crisis, Lavagna se limitó a consignar que "las conversaciones privadas son privadas..."

Del encuentro participaron directivos de firmas con fuertes intereses en la Argentina, entre ellos, el Banco Do Brasil, Banco Itaú, Petrobras, Embratel, Vicunha, TAM y Pluma.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?