Lavagna explicó y recibió apoyo

Se reunió con funcionarios y miembros de la oposición en Washington
Se reunió con funcionarios y miembros de la oposición en Washington
(0)
24 de abril de 2004  

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- Muchos de los que se sentaron ayer a la mesa junto al ministro de Economía, Roberto Lavagna, fueron los responsables de impulsar el apoyo político en el gobierno de George W. Bush para que la Argentina lograra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental, Roger Noriega; el asesor de Bush y director del Consejo Nacional de Seguridad para América latina, Thomas Shannon; el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, y el segundo de la Representación Comercial (USTR), Peter Allgeier, fueron los invitados especiales a una comida con Lavagna en la residencia del embajador ante la Casa Blanca, José Octavio Bordón.

Noriega es quizás el mayor aliado político que tiene la Argentina en el gobierno republicano junto al subsecretario del Tesoro, John Taylor, desde los tiempos más críticos de la debacle financiera, a principios de 2002. El otro puntal en esta capital es Iglesias, un incansable abogado de la causa argentina.

La mesa se completó con el ex asesor del presidente Bill Clinton para América latina Arturo Valenzuela, un candidato firme a integrar el equipo del candidato presidencial demócrata John Kerry; el jefe del think tank Interamerican Dialogue, Peter Hakim; el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, y el subsecretario de Financiamiento, Sebastián Palla.

En un clima distendido, Lavagna repasó la situación económica y política actual de la Argentina y trazó un perfil de cómo el país pasó de la crisis al actual nivel de crecimiento económico. No hubo definiciones tajantes ni consultas agudas al jefe del Palacio de Hacienda por parte de los funcionarios norteamericanos, dijeron a LA NACION asistentes al encuentro que pidieron no ser identificados.

La impresión que quedó fue que el eje de los temas que están ahora en discusión con la Argentina giró, para pasar de los reclamos a la discusión de cómo se avanza para sostener el crecimiento en los próximos años. "Lavagna tiene gran capacidad de comunicar y dejó muy claro que hoy en la Argentina la gente está mirando al futuro", confió uno de los invitados. Lo mejor de la conversación, dijo, fue cuando se entró de lleno en los temas de comercio.

Entonces Allgeier y Lavagna, un especialista en comercio internacional, hicieron un repaso de las negociaciones de los acuerdos de libre comercio, en el contexto del estancamiento en que han entrado las discusiones sobre el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El ministro les había explicado un día antes a los miembros de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que hoy las negociaciones de libre comercio están más avanzadas con la Unión Europea (UE) que con Estados Unidos en el contexto del ALCA.

Al repaso de la actualidad política de la Argentina le siguió ayer un desayuno con el subsecretario de Asuntos Económicos del Departamento de Estado, Alan Larson, en el que se entró más en profundidad en la agenda económica. Lavagna le explicó cómo avanzan la reestructuración de la deuda, las conversaciones con los acreedores privados, la situación de los bancos y la negociación con las provincias por la coparticipación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.