Lavagna, firme con los acreedores