Lejos de la recuperación internacional

Los inversores siguieron desprendiéndose de activos locales
(0)
22 de octubre de 2000  

La reversión de algunos factores de incertidumbre en la economía mundial cortaron la tendencia vendedora de las últimas seis semanas en los mercados accionarios más importantes, pero el contexto interno local sigue sin recuperarse.

En efecto, la atenuación del precio del petróleo y los mejores resultados del tercer trimestre de las empresas tecnológicas en los Estados Unidos llevaron a una suba del Nasdaq y del Dow Jones del 5% y 0,3%, respectivamente.

La mejora se extendió a las bolsas del sudeste asiático, con alzas del 2,5% en promedio, y en las acciones mexicanas, que ganaron 1,1 por ciento. Luego se situó Europa, que ganó 0,5 por ciento en dólares aun con la devaluación del 1,4 por ciento semanal del euro.

Sin embargo, los inversores continuaron desprendiéndose de activos argentinos ante nuevas señales de dilución del poder político, que se extendió incluso a una indefinición respecto del recorte presupuestario de 700 millones de pesos previsto para el próximo año.

Efecto arrastre

También la incertidumbre se verificó con una suba en los contratos de dólares a futuro. Los activos de Brasil sufrieron por las ventas de papeles argentinos.

En la Bolsa porteña el índice Merval cayó 2,7 por ciento al cerrar en 425,1 puntos en las últimas cuatro ruedas. Esto siguió a la suba que experimentó la tasa de interés interna y la salida de depósitos que se produjo en la semana.

Las especies más afectadas fueron Molinos, Telecom, Acindar, Banco Río y Siderar, con pérdidas del 9,3%, 7,1%, 4,3% y 3,9 por ciento, respectivamente.

En la vereda de las alzas sólo estuvieron Siderca (del grupo Techint), Transportadora de Gas del Sur (TGS) y Banco Francés.

Por su parte, los bonos de consolidación experimentaron caídas por segunda semana consecutiva, con pérdidas de 1,1% en promedio, y los más afectados fueron los emitidos en pesos. El rendimiento de esta familia subió del 12,5 al 13,7 por ciento.

Este contexto podría anticipar una nueva pausa en la débil mejora de la demanda de crédito que se verificó desde agosto. Con mayor incertidumbre, las posibilidades de una recuperación de la economía argentina parecen alejarse.

El riesgo región en la semana aumentó de manera claramente diferenciada, y la Argentina no fue la más beneficiada. El riesgo país subió 79 puntos básicos hasta los 1052 puntos.

Es claro que a mayor riesgo país se hace menos palpable la posibilidad de un crecimiento fuerte el próximo año, pero la dinámica que viene demostrando la política local en las últimas semanas parece no tener este factor en cuenta.

En la región

En crecimiento de riesgo, Brasil secundó a la Argentina -por contagio- al aumentar en 56 puntos básicos, aun tras la mejora de la calificación crediticia por parte de Moody´s.

Por último, se ubicó México, que sólo aumentó 13 puntos básicos ante las perspectivas de un crecimiento de 7% para el tercer trimestre y las expectativas de que la inflación anual sea menor que la esperada.

Para el mercado local, las perspectivas para la semana que se inicia tendrán un fuerte componente externo -con la volatilidad que esto implica debido a las expectativas por nuevos resultados de empresas-, pero la clave del desarrollo del mercado estará dada por las señales de claridad que pueda dar el Gobierno sobre el turbulento panorama político.

Marcelo Romano http://www.portfolio.com.ar

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.