Licitarán transporte de larga distancia

Eran servicios de ómnibus que quebraron
Eran servicios de ómnibus que quebraron
(0)
22 de junio de 2002  

El Gobierno llamará en 180 días a una licitación internacional para la explotación del servicio de transporte terrestre automotor de larga distancia. La operación sólo involucrará las habilitaciones provisionales otorgadas tras la quiebra de empresas del sector en los últimos años. En cambio, los permisos que se dieron por diez años mediante el decreto 958, de 1992, se prorrogarán por otro lapso similar.

Por otra parte, la Secretaría de Transporte, que depende del Ministerio de la Producción, actualmente a cargo del titular de Economía, Roberto Lavagna, dictó ayer una resolución por la cual las empresas concesionarias del servicio ferroviario deberán derivar el 20% de los subsidios estatales que reciben para desarrollo operativo y por compensación tarifaria por pasajeros a desarrollar planes de seguridad en las líneas que explotan.

Según explicó a LA NACION el subsecretario de Transporte, Luis Drago, otra resolución firmada ayer por el secretario del área, Guillermo López del Punta, y que lleva el número 44, dispone la prórroga provisional de los permisos precarios otorgados a empresas para explotar los servicios que estaban a cargo de compañías que dejaron de operar.

No se trata de casos de montos menores. En el grupo de las compañías que desaparecieron en la última década -unas 100 en total- figuran, entre otras, La Internacional, Chevallier y Tata El Rápido.

La situación que llevó a la quiebra de las compañías hizo también que el mercado se concentrara bastante respecto de la competencia que existía años atrás en varias rutas, por ejemplo, las mesopotámicas, e incluso las de la costa bonaerense.

Sin monopolio

El funcionario afirmó que las condiciones para acceder a los permisos definitivos serán, entre otras, el respeto por la mano de obra y la no existencia de monopolios en cada una de las rutas que se operan.

Actualmente, unas 450 compañías son las que tienen habilitación para los viajes de media y larga distancia en el país. Se estima que mueven unos 45 millones de pasajeros al año, con lo cual la facturación del negocio ascendería a una cifra de entre $ 700 millones y $ 800 millones.

En el caso de la medida tomada por los subsidios a ferrocarriles, la resolución se conoció en la misma semana en que el defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, difundió un informe sobre las deficiencias en la explotación del servicio de trenes y la seguridad en las estaciones ferroviarias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.