Encuentro en Washington. Líneas sin condicionalidades