En qué gastamos. Liquidación de libros: por qué es cada vez más prematura