Llega un nuevo país de la mano de la tecnología

Pablo Pereira
(0)
17 de mayo de 2015  

En la lotería de los recursos naturales, nuestro país sacó el boleto ganador en forma de importantes reservas de recursos geológicos no convencionales ( shale oil y shale gas), siendo la cuenca más importante y desarrollada la de Vaca Muerta.

Sin embargo, hay preocupación en la zona de Neuquén. El abaratamiento del barril de crudo, unido a la aparente pasividad de los Estados Unidos en el mercado internacional (por su condición de productor autosuficiente) y la estrategia de los países árabes de mantener el estatus dominante de los hidrocarburos convencionales, obliga a las empresas de la cuenca a un profundo replanteo de los costos de extracción.

No sólo el sector de hidrocarburos vive tiempos conmocionados. La economía global, sin importar sector o nación, se ve agitada por estas profundas transformaciones propiciadas por las nuevas tecnologías e Internet.

Estas nuevas tecnologías "no convencionales", adecuadamente implementadas, abren ante nosotros todo un abanico de posibilidades para el desarrollo de nuevos enfoques y objetivos.

Conceptos y expresiones que antes pertenecían a la ciencia ficción - drones, analytics, impresión 3D, tecnología wearable (usable, ponible, en inglés), dispositivos móviles, sensores- se han convertido en términos de uso común en diferentes industrias, y el sector de hidrocarburos, aunque tradicionalmente más conservador en la adopción de nuevas tecnologías, no puede ser una excepción.

Se trata de fusionar lo físico y lo digital en un tándem poderoso y eficiente que multiplique las posibilidades y dé lugar a nuevas soluciones que abaraten los costos. De hecho, poder fabricar partes y repuestos in situ mediante impresoras 3D o facilitar instrucciones de operación y reparación de cualquier equipo en los yacimientos en tiempo real es ya una realidad.

En breve, la tecnología wearable permitirá monitorear los signos vitales de los trabajadores, así como controlar los permisos de operación, para aportar la seguridad y eficiencia necesaria en un entorno tan hostil y peligroso como lo es un yacimiento.

Ya hay ejemplos concretos de uso de drones para inspección de minas de arena, oleoductos, caminos de acceso a locaciones de perforación, antorchas de venteo, líneas de transmisión eléctrica, etc. Una de las vedettes tecnológicas de la última edición de Expoagro fue justamente los drones. La industria petrolera no debiera quedarse atrás en su adopción frente a la agroindustria.

El contexto económico y geopolítico del sector no es el mejor y hay motivos para preocuparse, pero soplan vientos de cambio en la zona de Neuquén y, con ellos, nuevas oportunidades de negocio.

Contamos con una de las mayores reservas de recursos no convencionales y todo un universo de nuevas tecnologías emergentes a nuestro servicio. Sólo queda aplicarlas de manera no convencional, y convertir a Vaca Muerta en el Silicon Valley argentino de la innovación aplicada a los recursos no convencionales.

La tecnología avanza y con fuerte viento de cola. El desafío es aprovecharla y aplicarla eficientemente. Y esto sólo depende de nosotros.

El autor es director ejecutivo de Industria de Energía de Accenture para Sudamérica Hispana

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.