Lobby en favor de la biotecnología

Crearon un grupo integrado por cámaras empresariales para defender la utilización de los OGM
(0)
31 de octubre de 2000  

La morosidad del Gobierno en aprobar cultivos que contengan organismos genéticamente modificados (OGM), el surgimiento de más de 20 proyectos de ley en favor del etiquetado de alimentos y las campañas que lanzó este año la organización ecologista Greenpeace impulsaron a unas 15 cámaras y entidades del sector agroindustrial a crear el Grupo Biotecnología.

Sus principales propuestas se centran en que se consideren como política de Estado el uso y la producción de cultivos obtenidos a partir de OGM y que no se alteren las normas vigentes en el rotulado de alimentos y bebidas. En concreto, se oponen a que en las etiquetas de los productos se especifique si contienen OGM.

"No se puede disponer el etiquetado obligatorio con información que pueda confundir al consumidor", dijo el presidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), Víctor Trucco, durante una rueda de prensa realizada en la Bolsa de Cereales en la que se presentó la entidad.

En agricultura, los OGM consisten en incorporar a las plantas un gen resistente a una enfermedad determinada, lo que permite reducir la aplicación de agroquímicos en los cultivos y, en consecuencia, bajar los costos de producción.

El Grupo Biotecnología está integrado por la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (ACTA) y el Foro Argentino de Biotecnología (FAB) -esta última formada por científicos-, entre otras entidades.

"Con la biotecnología, la Argentina tiene una oportunidad, no un problema", dijo Trucco. El productor se lamentó de que el Gobierno demore la aprobación de nuevas variedades OGM y de que no disponga de recursos para continuar con las investigaciones de cultivos. "Las campañas afectaron más a los funcionarios que a los productores", se quejó Trucco, en alusión a la acción de Greenpeace, y consideró que no hay un criterio unificado en el Gobierno.

Discusión sobre la salud

Los grupos ecologistas afirman que los OGM revisten un peligro para la salud. Sin embargo, productores, hombres de ciencia y no pocas empresas sostienen que no hay evidencia científica que pruebe que los OGM provocan daño.

"No podemos perder el tren de la historia", advirtió el ex presidente de CRA Arturo Navarro. La Argentina es el segundo país del mundo, después de Estados Unidos, que posee mayor área cultivada con productos que contienen OGM. Se estima que un 90% de la soja -el principal cultivo del país- son OGM. En maíz, alcanzan entre el 10 y el 15 por ciento.

Si bien los integrantes del Grupo Biotecnología destacaron que el Estado cuenta con instancias de control y evaluación competentes -tales como la Comisión Nacional de Biotecnología (Conabia)- se quejaron por la morosidad en aprobar nuevos cultivos. Entre las semillas para las que sólo resta la aprobación de la Secretaría de Agricultura se cuenta el algodón RR, que le permitiría al Chaco y al resto de las provincias productoras incrementar los rendimientos.

"La biotecnología no se aprobó a libro cerrado", destacó Trucco. El secretario de Agricultura, Antonio Berhongaray, dijo en reiteradas oportunidades que el Gobierno apoyaba los OGM, pero también destacó que el país debía actuar con cautela ante posibles barreras comerciales. Los mayores impedimentos se encuentran con las variedades no aprobadas por la Unión Europea, la región del mundo con mayores reparos a esta tecnología.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.