Los acreedores, en pie de guerra