Los acreedores rechazan las propuestas y General Motors se acerca más a la convocatoria de acreedores