Los ahorristas, cada vez menos asustadizos