Los ahorristas prefieren las acciones al plazo fijo

Por Paula Premrou, de Portfolio Personal
(0)
6 de diciembre de 2001  • 20:36

Los inversores se volcaron masivamente hoy al mercado de acciones en la búsqueda de alguna forma de protección para sus ahorros, que desde el viernes pasado quedaron cautivos dentro del sistema.

El decreto 1570 congeló de una sola vez y quien sabe por cuanto tiempo 62.000 millones de dólares/pesos del sector privado. Ante la imposibilidad de hacer efectivos dichos fondos y frente a un escenario de extrema incertidumbre los depositantes están optando por comprar bienes reales con los pesos/dólares que quedaron cautivos.

La posibilidad de un escenario de default-devaluación-hiperinflación creció sustancialmente esta semana tras la decisión del gobierno de implementar una jaula monetaria en lugar de realizar el necesario ajuste del sector público.

Hoy la situación es muy similar a la vivida el 6 de febrero de 1989, momento en el que el entonces Presidente del BCRA José Luis Machinea, tomó la decisión de no vender más dólares con el objeto de proteger las escasas reservas que todavía quedaban en sus arcas.

En ese momento, el mercado bursátil también reaccionó fuertemente al alza reflejando la desesperación de los tenedores de pesos por mantener de alguna forma el valor real de su dinero.

Hoy Cavallo también ha vedado el acceso a las reservas. Como consecuencia, los pesos en circulación que hasta el viernes pasado eran convertibles libremente ahora son convertibles solo “virtualmente”.

Los tenedores de pesos/dólares ahora dudan por cual será el valor futuro de dichos pesos/dólares. El no haber hecho el ajuste fiscal y la falta de acceso al mercado voluntario de financiamiento incrementa la probabilidad de que el gobierno utilice las reservas para el pago de sus gastos externos acrecentando la posibilidad de que los derechos de propiedad –el 1 a 1 entre el peso y el dólar principalmente-no se respeten.

A su vez el uso de reservas disminuye la probabilidad de que se implemente una dolarización.

Los plazos fijos serían los más danmificados de darse dicho escenario ya que los bonos ya han sido reestructurados con el canje por préstamos garantizados realizado en las últimas dos semanas.

Ello explica entonces el vuelco a las acciones, especialmente a todas aquellas vinculadas al sector exportador ya que serían las que menos sufrirían frente a un escenario de caos.

Tras la fuerte bajar registrada durante el año por el Indice Merval, papeles como Molinos, Siderca (ERCA), Pérez Companc, Ledesma (LEDE), Repsol YPF (REP) y Atanor (ATAN) se encuentran cotizando a una relación Precio/Valor Libros inferior a 1 y con una relación precio ganancias por debajo de los 15 años.

Más allá de los indicadores de rentabilidad lo que los inversores buscan es una cobertura contra una eventual devaluación/hiperinflación.

Si el gobierno opta por dolarizar, las empresas exportadoras también se verían beneficiadas. El ajuste en los precios internos a los que obligaría la dolarización llevaría a una mejora en los precios relativos de las exportaciones mejorando la competitividad de los bienes transables.

Dentro de este contexto, la tendencia compradora se mantendría en las próximas semanas y podría acentuarse de debilitarse aún más la actual coyuntura.

Más información: Portfolio Personal

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.