Una publicación conquista a los amantes de baile. Los argentinos aprovechan la fiebre del tango en Nueva York