Mercado aerocomercial. Los aviones siguen vulnerables pese a las últimas medidas