Mercados. Los bancos, ejes de la baja