Los bancos privados argentinos ofrecen una garantía para negociar con los fondos buitre