Puja. Los bancos quieren su propia firma depositaria