Los bancos reconocen que por varios años les será complicado volver a captar dólares

Una encuesta realizada entre los especialistas reflejó desconfianzahacia las entidades financieras
Javier Blanco
(0)
30 de noviembre de 2002  

MENDOZA.- Pese a que no hay banquero, economista o analista financiero que no admita que los argentinos eligen los dólares al momento de planear un ahorro de mediano o largo plazo, las entidades financieras deberán reconstruir sus negocios sabiendo que no volverán a captar depósitos en esa moneda por varios años, aunque se intenten atajos para reconstruir ese vínculo.

Así lo admitieron el titular de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Mario Vicens; el subgerente de estudios económicos del Banco Central (BCRA), Alejandro Henke, y el director asociado de KPMG, Alberto Marcel, quienes compartieron el panel sobre reconstrucción del sistema financiero y el crédito que abrió la segunda y última jornada de debates de la 23a. Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

"La confianza viene a pie y se va a caballo. Tenemos que ser realistas y aceptar que por largo tiempo los dólares quedarán en el colchón o irán a inversiones que se manejarán por fuera de los bancos porque esta crisis dejó la idea de que los dólares que se depositan en los bancos no son dólares, sino pesos con falsa apariencia de dólares", dijo Henke. "Será muy difícil reestablecer un canal de ahorro bancario en dólares porque aquí se quebraron todos los contratos. No soy optimista respecto de la posibilidad de regenerar ese proceso porque los banqueros aprendimos amargamente los riesgos que representa asumir un descalce de monedas a largo plazo", apuntó, a su turno, Vicens.

Ambos restaron chances a toda posibilidad de saltear esta etapa con un mecanismo que acelere el proceso de regreso de los dólares a los bancos en la medida en que las situaciones institucional y económica no se vuelvan previsibles. De esta manera parecieron desestimar uno de los proyectos que maneja el Ministerio de Economía y que apunta a crear un fondo de garantía para los depósitos en dólares que se constituya en el exterior y al que aporten algunos bancos internacionales.

La misma percepción de desconfianza respecto de los bancos fue recogida por la encuesta realizada entre los participantes de este encuentro. Consultados sobre si dispusieran de un excedente financiero de corto plazo lo colocarían en bancos o Lebacs, un 79% dijo que sí (decididamente o que lo analizarían) cuando se trate de dinero de la empresa para la que trabajan, pero la cifra cae al 59% cuando se trata de una colocación realizada a título personal.

Para algunos, esta realidad limitará la posibilidad de una recuperación sustentable de la economía local, ya que sólo permitirá que, en el mejor de los casos, el crédito que se recree sea en pesos y, por lo mismo, de corto o mediano plazo, lo que implica un lastre para la recuperación de la inversión productiva. "Quienes crean que es posible reemplazar el mercado bancario con el de capitales, se equivocan. No hay lugar en el mundo en que no se complementen", dijo más tarde Marcelo Villegas, socio del estudio jurídico Nicholson & Cano, confrontando a quienes estiman que la Bolsa podría ejercer el reemplazo total. "Hay que aceptar que pensamos en dólares y queremos ahorrar en esa misma moneda. Pero reconciliar esa realidad con los bancos será muy duro", sostuvo Marcel.

Cuestiones polémicas

Las otras cuestiones que desataron polémicas fueron el nivel del tipo de cambio, la situación de las reservas en poder del BCRA y la posibilidad latente de una expansión monetaria que contribuya a alentar la inflación. El alerta al respecto lo planteó Henke, que dijo sentirse confundido cuando ve que se festeja que el BCRA compra reservas sin freno. "No necesariamente debe verse como algo positivo", señaló.

El economista jefe del ente monetario explicó que, al comprar dólares en la plaza local, "el BCRA vende pesos, lo que expande la oferta monetaria. En los dos últimos meses esa expansión fue del orden del 10%. Es aceptable temporalmente, pero si se mantuviera en el tiempo estaríamos alentando un rebrote inflacionario".

Henke señaló que, no obstante, el BCRA seguirá comprando dólares, aunque a un ritmo menor que el visto hasta aquí, una vez que el mercado absorba la liberación del corralito y la situación tienda a reequilibrarse como espera. "Lo vamos a seguir haciendo porque demasiados frentes siguen abiertos (en referencia a la negociación con el FMI o pueda haber desbordes fiscales) y para evitar que el tipo de cambio pudiera depreciarse de manera rápida con los riesgos que implicaría fomentar la volatilidad", dijo.

Menem, ¿una amenaza inevitable?

  • Los financistas creen que, aunque Carlos Menem no es el presidente que anhelan tener, irremediablemente se toparán con él cuando a Duhalde le toque traspasar la banda presidencial. Según una encuesta realizada ayer, casi 6 de cada 10 participantes en la convención del IAEF creen que Menem volverá a ser presidente, aunque cuando se les pregunta a quien preferirían en ese puesto, más de 7 de cada 10 optan por Ricardo López Murphy y sólo 0,8 de cada 10 dicen que lo votarían.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.