Un problema adicional a la crisis. Los bancos rusos son el espejo de los muertos vivos