Serio pero no solemne / Por Juan Carlos de Pablo. Los bienes públicos y los privados no son iguales