Negociación. Los chinos tendrían finalmente el visto bueno para hacerse del Standard Bank