Los conflictos comerciales en el mundo y la inflación local siembran incertidumbre