Los "créditos confianza" brillan por su ausencia