Los dos amigos inmigrantes que conquistaron la mesa de los argentinos