Los economistas dudan de la efectividad de los nuevos acuerdos de precios de Kicillof

Para los analistas se está repitiendo una receta que fracasó recientemente
Alfredo Sainz
(0)
6 de diciembre de 2013  

El relanzamiento de los acuerdos de precios y de una canasta de productos congelados no despertaron muchas esperanzas entre los economistas y analistas privados, que desconfían de los alcances de este tipo de soluciones para controlar la inflación .

Si bien la mayoría de los profesionales consultados por LA NACION prefirieron manejarse con cautela a la espera de conocer mayores detalles sobre los últimos anuncios, la sensación generalizada es que difícilmente este tipo de herramientas obtengan un resultado muy diferente a los logrados en los últimos intentos durante la gestión de Guillermo Moreno, incluida la canasta de 500 productos que lanzó el entonces secretario de Comercio Interior unos meses antes de dejar su cargo. "La Argentina ya tiene una experiencia histórica en este tipo de acuerdos que no fue buena, y los casos más recientes tampoco fueron positivos. Con este tipo de medidas, lo primero que pasa es que cuesta encontrar los productos congelados, porque todos los participantes de los acuerdos tienen incentivos para priorizar las ventas de otros artículos. A esto se suma que la capacidad del Gobierno para controlar a miles de comercios no es precisamente la mejor y, de hecho, hay que ver lo que pasó con el plan Mirar para Cuidar, que duró tres días", señaló el economista Lucas Llach.

"No creo que sea una medida feliz. Con mejores modales y algo menos de discrecionalidad, estamos repitiendo una receta que ya fracasó en el pasado reciente", coincidió Ricardo Delgado, socio de la consultora Analytica y asesor económico del diputado Sergio Massa.

Alcance limitado

La sensación compartida por los economistas es que en el mejor de los casos el congelamiento de 100 o 120 productos que ayer les anunció el ministro de Economía, Axel Kicillof, a los supermercados y a los fabricantes de alimentos tendrá un efecto positivo de alcance limitado.

"A efectos de frenar la inflación no sirve, pero sí puede ayudar a proteger en algo el poder de compra de algún segmento de la población", anticipó el economista Camilo Tiscornia, que dejó abierta la posibilidad de una interpretación más polémica de la medida. "Habría que preguntarse si con el lanzamiento de una nueva canasta el Gobierno no está buscando mantener los precios de los alimentos bajo control por lo menos para las estadísticas del Indec", se preguntó Tiscornia.

"Si llegan a hacer algo así, se perdería toda la gracia de normalizar el Indec. No lo veo posible porque sería tirar todo el esfuerzo del trabajo que se viene haciendo para arreglar las estadísticas", sostuvo Llach.

Aun entre los economistas más cercanos al Gobierno consideran que este tipo de acuerdos de precios pueden tener un impacto positivo reducido en el tiempo. "Se trata de medidas necesarias, pero que tienen un alcance limitado en el corto plazo y que sirven en la medida en que se vayan combinando con reformas más estructurales, vinculadas con los formadores de precios y las cadenas de valor", señaló Agustín D'Attellis, economista de La Gran Makro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.