Correos. Los emails, aquella solución que ahora aqueja en el trabajo