Prefieren no hablar de conflicto. Los funcionarios brasileños ponen paños fríos